#15O UNID@S POR UN CAMBIO GLOBAL.

Cartel concentración 15OEl hartazgo ha llegado a toda la ciudadanía. Ya dejamos las acampadas. Ya dejamos atrás la indignación. Ya perdimos el miedo. Y por eso salimos y seguiremos saliendo a las calles a expresarlo.

Porque hace cinco meses que tomamos las plazas para reclamar un cambio, para reclamar nuestros derechos más básicos, y después de casi medio año de acciones y movilizaciones, nuestras propuestas siguen siendo ignoradas. Nuestros argumentos son ridiculizados. Nuestras quejas parecen carecer de importancia. Nuestras ideas son tergiversadas y manipuladas para servir de guinda en planes y otras mentiras electorales, que siguen sin atacar la raíz del problema y sin aportar soluciones válidas. Con perplejidad observamos como las cosas cambian ¡Para peor! Por todo esto YA nos hemos hartado.

Hoy, personas de todo el mundo tomamos las calles y plazas.

Desde América hasta Asia, desde África hasta Europa, de Norte a Sur y desde Oriente hasta Occidente, los pueblos nos estamos levantando en 951 ciudades de 82 países para reclamar nuestros derechos más básicos y pedir una auténtica soberanía.
El 15 de Mayo de 2011 nos levantamos a gritar que no somos mercancías: Tomamos las calles y plazas, Marchamos hasta el corazón de Madrid y llegamos a SOL. Recogimos por el camino muchas propuestas y escuchamos a personas con graves problemáticas y situaciones extremas de las que, una y otra vez, nuestra clase política se había desentendido, hizimos llegar nuestra voz y la de quienes nos encontramos en los diferentes pueblos y ciudades por los que pasamos andando las diferentes marchas a miles de kilometros, recorriendo todo el territorio estatal y despues portando todas esas peticiones hasta Bruselas.

Ahora llegó el momento de unir nuestras fuerzas más allá de cualquier frontera, en un alzamiento pacífico a escala global, sin colores políticos, sin símbolos, sin banderas, un alzamiento conjunto de todos los pueblos para exigir una justicia global.

Los poderes establecidos actúan en beneficio de una minoría, ignorando la voluntad del resto de la ciudadanía, y sin importarles los costes humanos y ecológicos que tengamos que pagar por ello. Hay que poner fin a esta intolerable situación. Uniendo nuestras voces, hagámosle saber a la clase política y a las élites financieras a las que sirven, que ahora somos las personas, los pueblos, quienes queremos decidir nuestro futuro.

Se ha producido una crisis global creada por la avaracia de las élites políticas y financieras, en la que las víctimas somos el resto, el 99% de la población. Se nos han alienado nuestros derechos poco a poco comenzando desde el Poder del Pueblo (la soberanía popular), y los derechos más básicos como derecho a la vivienda, alimentación, educación, asistencia sanitaria, en favor de engrosar las arcas de quien especula con nuestras vidas, la clase política corrupta hasta la médula y la clase financiera que especula con nuestro alimento, y el de la próximas generaciones.

Queremos decir que hoy, hoy nos hemos hartado. El Mundo entero se ha hartado y se ha puesto en pie a decir: “¡Basta! ¡Esto no puede continuar así!”

Según nuestra Constitución, tenemos el derecho y el deber de trabajar, con libre elección de profesión y oficio, con un sueldo digno y suficiente, sin discriminación de ningún tipo por edad, sexo, o cualquier otra razón. El estado tiene el deber constitucional de velar por el pleno empleo. Y tenemos más de cinco millones de razones que demuestran que no lo están cumpliendo. Más de un millón cuatrocientas mil familias completas se encuentran en el Paro. Cientos de miles trabajando en condiciones precarias o muy precarias, en trabajos que no tienen nada que ver con su formación o infravaloradas. Los Derechos de los trabajadores y las trabajadoras vulnerados sistemáticamente. Un porcentaje de Paro superior que el de países como Sudán o Mozambique. y Sin embargo, quienes gobienan el país y organismos en teoría “expertos” como el FMI abogan por unas medidas con las que se provocará más Paro y abiertamente lo asumen. Ahora mismo existe un 45% de desempleo juvenil. Que nuestra juventud tenga que irse a trabajar al extranjero otra vez, es una vergüenza ¿Vamos a permitirlo?

Tenemos derecho a una educación libre, gratuita y de calidad, y sin embargo, se continúan haciendo recortes de gasto en educación, recortes que provocan falta de docentes, aulas masificadas con lo que disminuyen la calidad en la educación que están recibiendo nuestras hijas, nuestros hijos, nuestro futuro. Un porcentaje de abandono escolar del 31%, más del doble de la media europea, y creciendo. Nuestro sistema educativo agoniza y este año ya se ha reducido un 5% de media su financiación mientras incrementamos las inyecciones a fondos de rescate de la UE y de los bancos ¿Vamos a permitirlo?

Tenemos derecho a una vivienda digna y adecuada, y sin embargo, cada día hay 200 nuevos desahucios: Familias enteras que no pueden pagar sus hipotecas, se estima que unas 350.000 no podrán afrontar los pagos de sus hipotecas y las cifras van en aumento, familias que se ven en la calle; con la obligación de seguir pagando una deuda (del 40% de esa hipoteca, y que crece al 25%), no se les permite ninguna opción de salir adelante a todas esas familias que terminan perdiendo la custodia de sus hijas e hijos, mientras impotentes observan como con dinero de sus bolsillos se “rescata” a los bancos que contribuyeron a la creación de la burbuja inmobiliaria. ¿Vamos a permitir que se eche a la calle y se persiga a las familias desahuciadas, mientras se ayuda con miles de millones de euros, obtenidos de nuestros bolsillos, a las entidades bancarias?

Tenemos derecho a una asistencia sanitaria universal de calidad, y en este último año se ha reducido la financiación para sanidad en un 4%, mientras la financiación para los partidos políticos se ha incrementado más del 15%. Se ha aprobado una ley por la que permitirán vender nuestros hospitales públicos y otros servicios, de nuevo, en detrimiento de nuestra salud y a favor de “paliar” los intereses de quienes continuan especulando con nuestra salud, con nuestras vidas. En Cataluña ya se han cerrado 85 ambulatorios, cerrado el 30% de quirofanos, etc. Y aquí, en el Hospital de Tudela, se ha cerrado el laboratorio y el resto de recortes se están anunciando. Mientras se asegura que la línea del TAV es una auténtica prioridad, poco importa nuestra salud.
La deuda de la sanidad, 9.500 millones € es mucho menor que el “rescate” de los bancos, (13.000 millones €) o que el nuevo fondo para rescates de la UE al que hemos dado 83.000 millones de € … Dudamos que los beneficios de la especulación sirvan para curar heridas, operar pacientes o para tratar un cáncer. Sin embargo nuestra clase política ya ha decidido, encaminando una de las catalogadas como mejores sanidades hacia su destrucción, y favoreciendo una sanidad privada que pocas personas podrán hacer frente. ¿Vamos a permitir que nuestra salud dependa de nuestro bolsillo?

Tenemos derecho a una vejez digna, y aún habiendo 65.000 millones € para las pensiones, nos jubilaremos a los 67, 68 ó 69 años, con una pensión menor y mientras la ley de depencia sufre severos recortes así como las residencias, etc. Asimismo se nos incentiva a depositar nuestros ahorros para la vejez en fondos privados, fondos que juegan con esos ahorros como si de la ruleta de la fortuna se tratase inviertiéndolos en la Bolsa, etc. Mientras las grandes empresas acumulan beneficios millonarios estamos sentenciando a nuestros y nuestras mayores, y para nuestro futuro mismo, a una vejez sumida en la pobreza. ¿Vamos a permitir que traten nuestro derecho a envejecer dignamente como una simple mercancía?

A nivel global hay algo más allá de las fronteras, de los idiomas y de los gobiernos, hay algo que nos une: ¡Somos personas! Tenemos unos derechos mínimos, derechos que los poderes financieros y la especulación han destrozado, conviertiéndonos en simple mercancia con la que comerciar. Las multinacionales abusan sistemáticamente de los países más pobres, explotando su hábitat, sus recursos naturales y a toda su población, su intención es atneder las necesidades del primer mundo, y aun encima, disfrazando estos abusos de regalos y ayudas para el desarrollo. El 1% de la población atesora el 90% de la riqueza, a costa del 99% restante.¡¡ A nuestra costa!! Tú, yo y la gran mayoría de personas somos ese 99% que sufre esa explotación a mayor o menor nivel, pero es una situación que cada día empeora para un mayor número de personas. El planeta entero vive una espiral descendente, la cual nos aboca a la destrucción. Basta ya de excusas, basta de mentiras. Basta ya de decir que la solución a la crisis está a la vuelta de la esquina, porque no es cierto. Llevamos años así, y cada vez vamos a peor: Esto no es una crisis, es un fallo terminal del sistema. Están atentando contra nuestras libertades. Contra la libertad para decidir cómo queremos vivir nuestras vidas. Es un atentado contra nuestra soberanía como personas.

Y esto tiene que cambiar. Por eso hemos salido a la calle hoy en todo el mundo el cambio empieza a partir de hoy !!!

Hoy es el día en el que la humanidad entera une su voz para reclamar nuestro derecho a decidir sobre nuestro futuro !!!

Reclamamos una soberanía política, que garantice una democracia real, directa y participativa. Que garantice el derecho a la participación de la ciudadanía en la toma de decisiones políticas por medio de referendos y sistemas seguros de voto, como podría ser el voto electrónico. Transparencia inmediata y absoluta de las administraciones y poderes públicos. Separación real de los tres poderes. Reclamamos que el Pueblo sea él que decida, ya que no existe más democracia que esa. No podemos tolerar el ataque de la democracia que nuestros, “en teoría” , representantes, han cometido al cambiar la Constitución sin consultar al Pueblo. Reducir el déficit es su prioridad, la nuestra es la financiacion de las pensiones, sueldos públicos, sanidad, vivienda. Lo cual hace que la economía del país fluya, se pueda crear empleo y no desaparezca el que actualmente existe.

Reclamamos una soberanía económica, que garantice una banca pública que proteja los intereses de todas las personas, de las personas autónomas y de las pequeñas y medianas empresas. La dación en pago en los créditos hipotecarios. El control de las transacciones nacionales e internacionales, la desaparición de los paraísos fiscales y de los privilegios de los grandes capitales para poder acabar con la especulación y la evasión de impuestos. Como dato, en nuestro país este fraude supone casi 80.000 millones de €, es decir, el fraude fiscal supondría todo el presupuesto de sanidad más la mitad del presupuesto de educación.A la vez que exigimos, criterios de comercio justo y de producción energética basados en valores éticos y sostenibles para el medioambiente, en vez de basados únicamente en el aumento del beneficio.

Reclamamos una soberanía alimentaria, que garantice el derecho a la alimentación de todas las personas. Como seres humanos tenemos éste derecho y no puede depender de la especulación de los precios en los alimentos que gobiernos y multinacionales provocan. Soberanía a definir políticas de producción de alimentos que sean adecuadas a sus necesidades, características y culturas, que garanticen el libre acceso a la tierra, al agua potable y de riego, a las semillas no modificadas genéticamente, y a la conservación de su biodiversidad natural. Que no se esclavice a los Pueblos, ni se les haga víctimas de la especulacón agraria.

Reclamamos una soberanía cultural, así como educación universal, de calidad y gratuita. Una educacion a la que todo el mundo tengamos acceso independientemente de nuestra situación financiera ni condición social. Una soberanía cultural que respete y proteja las identidades culturales de los pueblos dentro de un mundo global y multicultural. Libertad para pensar, y para expresarse.

Reclamamos una soberanía social, que defienda a las personas y a las comunidades por igual, que garantice sus derechos y deberes, independientemente de sexo, raza, identidad de género,nacionalidad, condición social o económica.

Somos personas, no sus mercancías. No somos números que componen sus ingresos y costes, somos seres humanos y exigimos ser tratados como tal.
Exigimos un mundo más “humano” y justo, dónde las guerras, los recortes, y las decisiones no sean tomadas contra las personas más desfavorecidas.

Hoy es el día en el que la humanidad entera se pregunta: ¿Es este el mundo que queremos para nuestras hijas y para nuestros hijos?

La respuesta es NO.

No lo vamos a permitir. Esto es una advertencia. A esa clase política que vive completamente alejada de la realidad de su pueblo. A esos cargos públicos que tienen una pensión desorbitada tras solo siete años de no hacer su trabajo. A esos partidos que juegan con nuestro futuro, pasándose entre ellos la pelota del poder, y que se permiten cambiar las leyes electorales para evitar que pueda surgir nuevos partidos que les quiten el pastel. A quienes conforman y mantienen este sistema tan podrido y tan profundamente equivocado que solo puede acabar autodestruyéndose, les queremos decir que no vamos a parar, haremos todo lo que sea necesario para conseguir el cambio que necesitamos para asegurar nuestra supervivencia. Para que la generación de nuestros hijos, de nuestras hijas, y las generaciones que vengan después, tengan derecho a soñar, y a cumplir sus sueños.Porque no somos mercancía en manos de las élites políticas y bancarias. Porque no nos representan. Hoy estamos aquí para construir un Cambio Global Ya.

Poesía del 15o dedicada a todas las personas que durante los últimos meses han salido a las calles a reclamar justicia social y una Democracia Real YA,  regalo de la Asamblea del 15M en Alicante para todas las plazas del mundo.

Ya no quiero su anestesia,
ni el perfume embustero de su música.
Ya no quiero su danza ni su miedo.
Todo su oro es arena.
Toda su inercia un muro.

Ya no quiero esa luz
que nos impide vernos.

Ahora quiero caminos, voces, tú.
Ahora quiero escribir un libro nuevo
con la tinta de personas como tú.

¿Acaso no lo ves?

Para cumplir los sueños
es necesario despertar.
Para alcanzar la luna
hay que mirar de frente al Sol.

Y hoy es el día.

Un mar de manos agitándose
en el idioma sordo del futuro
recorre las calles y las plazas
exigiendo una vida a la altura de la humanidad.

¿Acaso no lo ven?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s